Dispara Margot, Dispara EXA FM 104.9

sábado, 24 de octubre de 2009

¿Cómo saber que tengo dengue?


El dengue se manifiesta con dolores musculares, sobre todo en las articulaciones, fiebre alta (39 y 40 grados), dolor de cabeza constante, en algunos casos, pequeños puntitos rojos que se asemejan a los de la rubéola en la cara, espalda y estomago, además de náusea y vómito.

Lo primero que se debe hacer es consultar lo antes posible a un médico, éste te mandará a realizar un examen de sangre donde, gracias a un reactivo específico, se te dirá si realmente tienes dengue.

El médico determinará si el dengue es hemorrágico ya que las plaquetas están disminuidas.

Si el dengue es hemorrágico, tu médico puede dejarte hospitalizado e inclusive mandará a realizarte una transfusión de plaquetas para evitar hemorragias internas que pueden poner en riesgo tu vida.

En caso de dengue clásico debes mantener reposo y vigilar la fiebre, la temperatura alta te durará aproximadamente 4 o 5 días.

Debes consumir abundantes líquidos o suero oral, los enfermos de dengue deben comer mucho hierro debido a la baja de plaquetas en la sangre, que son las que ayudan a detener las hemorragias.

Se recomienda comer carne roja, acompañada de vegetales verdes y vitamina c, por ejemplo un plato con un bistec, una ensalada de espinacas con espárragos, con unas rebanadas de jitomate y agua de limón, es la dieta idónea que recomiendan especialistas del sector salud.

Para evitar contagiarte de dengue debes dormir con mosquitero para que el zancudo portador del dengue no te pique.

Elimina o tapa herméticamente todos los depósitos de agua, el mosquito aedes aegypti deposita sus huevos en aguas estancadas.

El zancudo prefiere los sitios oscuros de tu hogar para esconderse, tales como cuartos sin usar, armarios, closets de ropa y zapatos.

Fumiga tu vivienda y alrededores, mantén limpio botes, neumáticos y otros tipos de recipientes donde se pueda almacenar aguas de lluvias o esconderse zancudos.

MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL AUTOMÓVIL

Ya tiene cosa de 3 años que me robaron una camioneta Ford Ranger y creo que esto les puede servir a muchos

puede ser una buena idea pero se prodria asfixiar

Generales

Si tienes un modelo reciente o de lujo, no hagas alarde de ello.

No des aventones ya que pueden estar asociados con un secuestro, inclusive llevando a cabo por mujeres muy guapas.

Sólo acepta aventones de gente conocida.

No lleves la música a todo volumen, además de no permitirte escuchar lo que pasa a tu alrededor, llama demasiado la atención.

No uses audífonos ni celulares mientras vas manejando; debes poner los cinco sentidos en la forma en que conduces y lo que sucede a tu alrededor.

Cuando llegues a algún lugar no te quedes platicando en la calle.

Procura tener siempre las llaves guardadas y contigo.

Nunca dejes las llaves de tu casa en tu automóvil.

Utiliza los espejos retrovisores y observa los movimientos de los demás automóviles; si sospechas que te siguen, prueba una ruta alterna para verificarlo. Si lo confirmas, aplica tu "plan de escape" y dirígete a un lugar seguro.



Al estacionarte

Procura no dejar tu coche en la calle, busca algún estacionamiento público.

Si tienes que dejarlo en la calle, estaciónate cerca de tu destino.

Estaciona tu auto en un área que a tu regreso vaya a estar bien iluminada.

Asegúrate de no dejar pegadas las llaves.

Si llevas paquetes, no los dejes a la vista, guárdalos en la cajuela.

No dejes en la guantera nada de valor.

No dejes a la vista ningún documento donde puedan ver tu nombre, dirección, teléfono, etc.

Guarda tu licencia de manejo en tu cartera o en tu bolso, nunca la dejes en la guantera.

Procura no dejar la tarjeta de circulación en la guantera, ocúltala en algún otro sitio del automóvil.

No dejes a la vista sacos que hagan pensar al delincuente que en sus bolsillos pueda haber algo de valor.

Si acudes a algún sitio donde hay valet parking, identifica perfectamente al empleado antes de entregarle tu automóvil. Algunos delincuentes se disfrazan de valet parking para robar los automóviles.

No dejes la llave de la cajuela al empleado del estacionamiento.

Cuida que el llavero no lleve ningún dato personal tuyo, esto pone en riesgo tu seguridad y la de tu familia.

No informes al empleado del estacionamiento dónde estarás ni a qué hora regresarás

Cuando vayas a dejar tu auto, toma nota del kilometraje al momento de dejarlo, esto te permitirá saber si usaron tu coche durante tu ausencia.



En la noche

Nunca enciendas la luz interior de tu automóvil.

Circula sólo por avenidas amplias y transitadas.

Circula por los carriles centrales.

Avisa tus cambios de carril con las direccionales.



Tácticas evasivas

Siempre debes estar preparado para emplear maniobras evasivas. Es importante que conozcas la zona que recorres para evitar calles cerradas o solitarias que arriesguen tu seguridad y faciliten un secuestro o un asalto.

Si te persiguen, puedes golpear cuidadosamente a otros automóviles que circulan en tu misma dirección, de esa manera llamarás la atención.

Ten siempre en mente los lugares donde puedes recibir ayuda y dirígete hacia ellos.

Procura circular sólo por los carriles centrales.

Cuando tengas que dar vuelta, procede con mucha cautela.

Para llamar la atención, usa al máximo las luces delanteras y el claxon.



Al regresar a tu automóvil

Observa el entorno de tu automóvil para descubrir si hay alguien sospechoso escondido detrás de los vehículos cercanos.

Sería conveniente que instalaras un sistema de control remoto para abrir las puertas de tu automóvil unos segundos antes de que tú llegues a él, de esta manera entrarás de inmediato, sin perder tiempo en estar abriendo la puerta con la llave.

Ten las llaves en la mano.

Si encuentras algún papel en el parabrisas, ya sea infracción o propaganda, no te entretengas a leerla, tómala y aléjate inmediatamente. Puede tratarse de una trampa para entretenerte y llegarte por sorpresa.

Antes de entrar a tu auto mira si no hay alguien escondido en el asiento trasero o en el piso, verifica el entorno. Si sospechas algo no te subas.

Al entrar a tu vehículo, cierra inmediatamente las portezuelas, pon los seguros y mantén los vidrios subidos lo suficiente para que nadie pueda introducir la mano.


Para tu automóvil

Instala una buena alarma que proteja el robo de partes y total del automóvil.

Coloca un bastón de seguridad en el volante al estacionarte, o algún otro sistema para dificultar el robado o el uso no autorizado.

Instala algún sistema que interrumpa el funcionamiento del motor después de unos minutos, ya sea porque se interrumpa el paso de corriente o gasolina.

Procura instalar películas para protección a los vidrios laterales.

Mantén en óptimas condiciones las chapas de puertas y cajuela.

Revisa el buen funcionamiento de los botones de seguridad de las puertas.

Verifica el adecuado funcionamiento de los elevadores de vidrios.

Lleva siempre en la cajuela una caja de herramientas bien equipada, no debe faltar gato y cables pasa-corriente.

Equipa tu automóvil con un buen extintor de incendios.

Oculta en diferentes partes de tu vehículo tarjetas personales con tu número de licencia anotado y algún teléfono, con el objetivo de ser localizado en caso de robo o secuestro.


¿Cómo prevenir el robo de tu automóvil?

Ten vehículos normales y poco llamativos.

Si te es posible contrata un GPS.

Obviamente contrata un seguro.

Carga en llaveros separados las llaves de casa y de tu coche.

Permanece alerta, evita leer el periódico o hablar por celular, no te distraigas; revisa ocasionalmente que no te sigan.

Rompe las rutinas, utiliza diferentes rutas y horarios al viajar a lugares frecuentados e identifica “playas de seguridad” (hospitales, gasolineras, estaciones de policía, restaurantes, centros comerciales) en tus rutas.

Cerciórate que los seguros de las puertas estén puestos y las ventanillas arriba.

Utiliza avenidas amplias y circula siempre por los carriles centrales y a una distancia de al menos 2 segundos del vehículo que te precede a fin de que puedas maniobrar libremente y no te quedes atorado.

En los cruces y altos manten tu vehículo en posición de arranque.

No te detengas para dar aventones o enterarte de accidentes.

Si eres obligado por la policía a detenerte, no desciendas del vehículo y deténte en un lugar concurrido y seguro.

Si golpean tu automóvil, revisa a tu ofensor antes de bajarte del auto, es una práctica típica de los roba coches.

Extrema tus precauciones ante la presencia de motocicletas con dos o más pasajeros.

Al llegar a un estacionamiento público, verifica que la persona a la que entregarás tu auto, sea en efecto un acomodador. Exije que te entreguen un comprobante con los datos de tu vehículo.

No permanezcas dentro del auto durante mucho tiempo.

De noche procura ir acompañado y con los números de emergencia guardados en tu celular.

Al salir o llegar a tu domicilio, oficina o lugares de visita frecuente, verifica que no haya personas o vehículos con personas sospechosas.

Guarda tu auto en el garage y manten la puerta cerrada con llave.



Si te roban el auto, sigue estos pasos:

1.- No opongas resistencia, evita correr el riesgo que atenten contra tu integridad física.

2.-Conserva la calma, muchas veces el ladrón está más nervioso que tu y va drogado.

3.-Entrega el vehículo y los objetos que te soliciten, atiende rápidamente a las preguntas del delincuente.

3.-Memoriza la fisonomía, rasgos y detalles del o los asaltantes para que puedan servir para su posterior identificación y captura.

4.-Llama a la PGJDF al 5346-8000 ó al 061 para reportar el robo aun cuando no se haya hecho la denuncia, los primeros 10 minutos son cruciales para encontrar el auto.

5.-Avisa al seguro de tu auto.

6.-Si tienes contratado el servicio de GPS llama a la empresa y ten a la mano su número de identificación personal. La recuperación podría tardar 90 minutos.

7.-Ve a una agencia del MP y denuncia el caso.

domingo, 11 de octubre de 2009


Igual que el sueño y la sed


(Joaquín Sabina - Antonio Carmona - Javier Gurruchaga)
No estoy en contra, mi amor, de que tengas
un alma para la eternidad,
pero a mi cuerpo le aburren las fiestas
del más allá.

Hoy lo que quiero es hincarle algún dientea
un buen trozo de carne mortal
sin pensar en la noche siguiente
del funeral.

Igual que el hambre,
igual que el sueño y la sed,
son estas ganas de entrar
en tu piel.

No hay mejor cielo que tus caderas;
dámelas, no me gusta esperar,
a plazos no sé vivir,
desnúdate para mí,
por caridad.

Que no se escape la noche del sábado,
ningún Dios te la devolverá.
Ese tigre, mi amor, si lo suelto
te morderá